6 y más razones de por qué las Fiestas de Liberia son únicas e incomparables

0
10194
unicas
En La Diana, los liberianos se tiran a bailar.

GN/¿Por qué las Fiestas de Liberia son únicas, diferentes e incomparable? a continuación algunas razones y datos curiosos que quizá usted desconozca.
1-Es probable que el ritmo parrandero nació en Liberia: Datos aportados por los archivos históricos de la Banda Militar de Liberia a través del actual maestro Ronal Estrada, otras fuentes y testimonios históricos, hacen suponer que “la parrandera” o el “ritmo parrandero” (mismo que se inspiró en el paso del caballo criollo que se utilizó en Guanacaste), muy probablemente nació en la Ciudad Blanca, producto de que los sonidos militares entonados por trompetas durante la mañana para comunicar incendio, llegada del Presidente de Costa Rica, revolución y fallecidos u otros y el deseo de quienes en el pueblo sin ser profesionales hacían música sonando tarros y conocidos como los “Espanta Perros” y otros calificativos groseros. Se supone que por ello, en Liberia nació la parrandera, pues en el pasado, solo en las cabeceras de cantón desde un principio existieron las bandas Militares, mismas que eran financiadas por el Estado costarricense.
2-La Diana se mezcló con los toques militares
Ante la escasa información bibliográfica sobre “La Diana”, su origen, toponimia y por qué a los liberianos y guanacastecos les fascina tanto sin que aún exista una definición o procedencia documentada de “La Diana”, el reconocido cantautor e investigador Dionisio Cabal, de forma exclusiva para GUANACASTE NOTICIAS, asegura que “La Diana” efectivamente es una tradición mediterránea introducida, que el pueblo guanacasteco la adoptó y celebra a su manera.
“Es una tradición que América tomó y la adaptó de diferente forma. Está comprobado que el concepto “La Diana” históricamente tiene como punto de partida el Mediterráneo y se asociaba con la espera de la luz solar, con la alegría por el amanecer”, expresó Cabal, director del grupo Cantares.
“A Guanacaste esto llegó y sus pueblos lo adaptaron a su manera y vea que interesante porque el ritmo parrandero de Guanacaste le cayó como anillo al dedo y entonces resultó que se juntó la idea de esperar el sol con alegría y claro que los toques militares de antaño influyeron, entonces La Diana en Guanacaste (o salida del sol) se espera con alegría con toques mañaneros, con parranderas que hoy es música alegre auténtica”. En otras ocasiones, otros músicos e investigadores reconocidos, abiertamente han coincidido con que el ritmo parrandero de Guanacaste es único en el mundo, así como el “cha, cha, cha” de Cuba o el “merengue” de República Dominicana.
Raziel Acevedo, coordinador de la Etapa Básica de Música UCR Santa Cruz y Doctor en Métodos de Investigación Diagnóstico y Evaluación de la Universidad de Madrid España afirma que, “debemos reconocer que muchas de la actividades que se practican en Guanacaste son de origen español, no hay nada puro pues incluso mucho de lo español es propio de los árabes. Lo que sucede es que los guanacastecos tomaron todo eso, lo transformaron y lo adaptaron a sus pueblos con el transcurso del tiempo”.
De “La Diana” he leído que tiene asociación con los soldados de antaño porque ellos con su toque militar y ordenanza, levantaban a la gente de los pueblos en Guanacaste”.
3-Las montas las ven los quienes tienen plata y los que no:
Es impensable que en Liberia la barrera se construya cerrada o como un redondel en el que sólo se tiene ingreso por una puerta principal. En las Fiestas Cívicas de Liberia quien dispone de dinero paga un tablado rústico y quien no tiene dinero “se la juega” y ve las montas por debajo de los tablados. Allí usted verá a “marimbas de chiquitos” y de familias disfrutando las montaderas.

4-El verdadero tope de Costa Rica se da en Liberia:
Por tener Liberia en el pasado nexos reconocidos con los hacendados de Rivas y Nicaragua, el intercambio comercial de ganado fue evidente. Cuando en la Ciudad Blanca se realizaban fiestas, se visitaban las haciendas más cercanas (Santa Rosa, El Jobo, Ahogados, Las Trancas, La Cueva y otras), para que los sabaneros arriaran el ganado cimarrón que se iba montar en el pueblo. Cuando en el caserío se enteraban que los toros venían arriados, todos salían a topar el ganado entre algarabía, alegría y tensión. Producto de este contexto histórico, en febrero del 2013 el Ministerio de Cultura Juventud y Deportes estableció que el Tope de Liberia es declarado como “Patrimonio Cultural Inmaterial Liberiano y Guanacasteco. Dicho de otra forma, quiere ver un tope en Costa Rica, pues visite Liberia en sus Fiestas Cívicas.
Hoy en Costa Rica, se tiende a unificar el concepto de “Tope” con “Desfile de Caballistas”, acto que es un sinónimo de error porque el segundo hace referencia a únicamente lucir los caballos, monturas y destrezas de jinetes y no a llevar el ganado arriado por las calles.

5-Los burros de Luis Rivas inspiraron a la tradicional burra:
Varias fuentes orales coinciden con que esta nació en la Ciudad Blanca y que tiene no menos 70 años de celebrarse. “Iniciaba a las nueve de la mañana con un buen grupo de sabaneros y caballistas. Uno de ellos llevaba el cacho para repartir los tragos. Otro era el encargado de tocar el clarín cada vez que estaban frente a la casa del contribuyente escogido. El recorrido terminaba en la plaza de toros”, asegura Mélida Obando Viales, integrante de la Asociación para la Cultura de Liberia.
Durante muchos años hubo diferentes burras que se utilizaron para celebrar el día de La Burra, en ese tiempo, por lo general se celebró en el último día de las Fiestas Cívicas. La Burra era preparada para recorrer las calles de Liberia. Sobre ella se colocaba una silla de montar, aperos y vaquetas viejas, tarros, jarros y chunches viejos (al igual que en el presente).
Con tales atavíos, el animal era conducido por las principales cantinas y casas de personas conocidas de aquel entonces. Al llegar a determinado lugar, alguien tocaba un clarín y entonces la persona salía a entregar licor o dinero para comprarlo. El que se negara a darlo o se escondiera, era montarlo sobre aquel animal y luego era paseado por las calles, para que tuviera vergüenza por tacaño.
“La Burra la prestaba don Luis Rivas que tenía crías de burro”, comentó don Juan de Dios Muñoz.
“Se pasaba por la Antigua Gobernación, detrás de La Burra iban los jinetes tomando lo que les iban dando, todo el recorrido era a caballo”, indicó el encargado de la Casa del Sabanero, Félix Grillo.
“En ese tiempo las cantinas famosas eran La Chaparrita, El Chunquín, La Banana y La Norteña de los Abellán. También llegaban a las casas de señores de plata como don Elías Baldioceda y don Francisco Gutiérrez, ellos ya estaban preparados con la botella en la mano”, comentó don Juan Muñoz.

6-Hay muchas más razones…

Podríamos agregar otros datos curiosos y bonitos que hacen a las Fiestas de Liberia como únicas y originales. Para no extendernos aún más, citamos que en estos festejos se han parado a los toros montados y de lidia más bravos, recuerdan al famoso toro Coloradilla que traía una fama espectacular…bueno, en la barrera de Liberia los improvisados hasta le lavaron los dientes. Conozca el Palo Encebado de Liberia…salga a “fresquiar” por las noches a disfrutar las actividades culturales en el parque Mario Cañas Ruíz. Camine con la Diana en la madrugada…pase por la Coyolera de Isidro Mora y caliéntese las orejas, acomódese a la par de una marimba en una esquina y vea el tope…hay tanto que contar, sea bienvenido a las Fiestas Cívicas de Liberia, SIN INGREDIENTES ARTIFICIALES. Por Edward Alfaro Arce.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here