Docente pensionado “hay que curiosear para controlar zanates en parque de Liberia”

0
1675

CANAL 5 GUANACASTE. A modo de chiste se dice que los zanates a las 5 PM les fascina fresquiar en el parque central de Liberia Mario Cañas Ruíz, sabe usted ¿por qué estos animales buscan las ciudades y quién los alejó de su hábitat natural?, ¿será que hoy ellos toman control y venganza de quienes les incomodaron décadas atrás?

La palabra zanate es el nombre común de un ave de plumaje negro-tornasol intenso de la familia ictéridos, oriunda de América. La palabra deriva del náhuatl tzanatl (zanate, tordo, urraca) como los indígenas precolombinos la llamaban.

El experto en Control de Plagas Ing. Esaú Gárate  expresa que:
Durante los últimos 30 años esta ave ha ampliado su  área de distribución a una tasa superior al 2,5% anual. Esta expansión se debe a la modificación del paisaje. El riego en zonas áridas, la urbanización y el aumento de las tierras de cultivo han contribuido a esta expansión.

Juan Diego Alfaro Fernández, biólogo, que en 1991 hizo su tesis de maestría de la Universidad Nacional sobre estas aves, cuenta que:
Fue a partir de 1950-1960 que esta especie tuvo una explosión demográfica. En esa época, en nuestro país, ocurrió una deforestación acelerada, pues se talaron los bosques para hacer fincas ganaderas y agrícolas.

Parece que nada resulta

En su tesis Alfaro probó, a finales de los 80, diferentes métodos para ahuyentarlos del parque de Cañas, Guanacaste. Aunque estuvo investigando por un año, no logró idear un método eficaz para su control.

Alfaro intentó elevar nubes de humo a los árboles en los que pernoctaban los pájaros, perturbarlos con sonidos y golpes a sus dormitorios, colgar hilos de nilon para que se enredaran y hasta colocarles pegamento en las ramas.

Ninguna de las técnicas empleadas en aquella ocasión funcionó, pues los zanates se las ingeniaron para sortearlas. Por lo general se alejaban un momento, pero luego regresaban.

Igual sucede en otro lugares donde se han implementado estrategias con el mismo propósito.

Hernán Rodríguez administrados de la Hacienda Mojica, en Cañas Guanacaste, asegura que estos animales les traen problemas en sus cultivos arroceros, pues les roban las semillas cuando recién las cultivan. Para combatirlos han puesto en diversos puntos de sus plantaciones cañones que lanzan cada 10 minutos detonaciones similares a las de las bombetas, que los asustan. Tampoco resultó. Así las cosas, parece que los zanates nos seguirán acompañando por un buen rato. Lo que atinan a recomendar los expertos es podar los árboles en los que pernoctan y evitar dejar restos de comida, se cita en una publicación del 9 de octubre del 2003 en el periódico LA NACIÓN.